logo3

NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

For the skin

El Aloe Vera para la piel es hoy ampliamente utilizado por su versatilidad y eficacia. Esto se debe a sus propiedades cicatrizantes, regeneradoras, bactericidas, antisépticas y antiinflamatorias.

Su poder como cicatrizante hace al Aloe Vera para piel especialmente indicado para el tratamiento de heridas, cortes, quemaduras provocadas por el sol, irritaciones, etcétera. Sin embargo, hay que evitar su aplicación en heridas que abarquen una superficie muy extensa o que sean muy profundas, pues podría retardar o incluso complicar su curación. En cualquier caso, siempre hay que limpiar previamente la zona a tratar antes de aplicar el Aloe Vera para la piel con el fin de evitar la entrada de las impurezas o la suciedad que pueda existir en la piel.

El Aloe Vera para la piel es también utilizado como antiséptico y bactericida, ya que cuando se aplica sobre la herida forma una capa, impidiendo de esta manera que los gérmenes penetren en la herida y la infecten; además, el Aloe Vera para la piel contiene componentes específicos que ayudan a eliminar hongos y bacterias.

Al aumentar el riego sanguíneo en las zonas de aplicación, el Aloe Vera para la piel actúa regenerando los tejidos mediante la renovación de las células por lo que, entre sus múltiples usos se recomienda utilizarlo para combatir el acné, las picaduras de insectos, quemaduras, herpes, psoriasis, dermatitis, hematomas y llagas; también se recomienda en casos de afecciones bucales como úlceras, aftas, abcesos, etc.

En cuanto a la forma de uso del Aloe Vera para la piel, se puede aplicar tópicamente mediante cremas y geles y también se puede consumir internamente en forma de jugo.

Determinados trastornos relacionados con piel cursan con una sequedad excesiva, así que en estos casos es recomendable utilizar cremas que contengan Aloe Vera para mantener la zona hidratada.